Atención al cliente 902 73 38 92 / Aviso Legal / Mapa web SiteMap
 

Reducción de mamas

Introducción

La mamoplastia de reducción es una técnica quirúrgica, que permite disminuir el tamaño de los senos, consiguiendo unos pechos más pequeños y firmes, proporcionados con el resto del cuerpo.

Además de la finalidad estética, la mamoplastia de reducción corrige también un problema físico, ya que a muchas mujeres el exceso de volumen mamario les causa molestias como dolor de espalda, cervicales, e incluso problemas psicológicos que llegan a afectar a las relaciones personales.

Intervención

La intervención se realiza siempre en un quirófano bajo anestesia general y tiene una duración de entre 2 a 4 horas. Gracias a esta técnica el cirujano elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario de la paciente, recolocando la areola y el pezón en su nueva posición.

Para moldear las mamas y darles una forma armoniosa acorde con la anatomía de la paciente, el cirujano realiza una incisiones que generalmente tienen forma de ancla, trazando una línea vertical hacia abajo desde la areola y una línea horizontal en el surco submamario. Se conservará la areola unida a sus vasos sanguíneos y a su nervios en la mayoría de los casos.

No obstante, en procesos de grandes reducciones, es habitual separar la areola completamente y recolocarla. Será el propio cirujano quien decida la idoneidad de las técnicas a seguir en cada intervención, según las características propias de la paciente a tratar. Además, también se puede reducir el tamaño de la areola, si así se considera oportuno.

Evolución posterior

La paciente permanece ingresada 24 horas por término medio y llevará un vendaje compresivo que será retirado a la semana, para sustituirlo por un sujetador especial. Los puntos se retiran a partir de la primera semana y las posibles molestias se controlan con la medicación prescrita por el cirujano. Normalmente, en una o dos semanas se puede llevar una vida normal evitando realizar esfuerzos físicos bruscos.

Aunque es totalmente normal la aparición de hematomas y cierta hinchazón en el período postoperatorio, habitualmente pasado un mes la recuperación suele ser completa.

Además de la finalidad estética, la mamoplastia de reducción corrige problemas físicos, como dolor de espalda y cervicales provocados por el exceso de volumen.
"Esta intervención permite moldear las mamas y darles una forma armoniosa acorde con la anatomía de la paciente".
 
 
   
 
Atención al cliente 902 73 38 92 | Política de privacidad | Código Ético Obesity Medical Center ® Obesity Medical Center